¿Cómo desarrollar una autoestima alta en nuestros hijos?

La autoestima es la valoración afectiva que nos hacemos de nosotros mismos, es decir, en qué medida uno se quiere a sí mismo, se valora o se siente satisfecho con su propia persona.

 

stick-family-1449578571lWc

 

 

Hasta la adolescencia se construye principalmente por las valoraciones que las personas más significativas (padres y otras personas muy cercanas) hacéis del propio niño o niña. El niño se describirá a sí mismo en base a la descripción que estas personas hagáis, y su autoestima dependerá de cómo estas personas valoréis cómo es.

Lo ideal sería conseguir una autoestima ajustada, si una autoestima baja es inadecuada, también lo es una autoestima excesivamente elevada y no realista. A continuación os ofrezco algunas pautas.

  1. Ayudar a conocerse

El primer paso consiste en ayudar a vuestro hijo o hija a conocerse mejor. Para ello le ayudaréis a descubrir sus cualidades, de una forma realista, en diferentes ámbitos: en su propio cuerpo, en los estudios, en la relación con los demás y otras habilidades.

Ayudar a conocerse también incluye hacerle saber sus logros y valorarlos. Una forma de hacerlo consiste en señalar las pequeñas conquistas que consigue, sin exagerar y de una forma realista.

 

  1. Evitar etiquetas negativas

“Etiquetar” a los niños no es adecuado y las etiquetas negativas, mucho menos. Las etiquetas son esas expresiones de carácter absoluto que definen a toda la persona. Por ejemplo: “eres un trasto”; “este niño o niña siempre se porta mal”…

Esto provoca una especie de “profecía negativa”, ya que crean la expectativa de cómo se va comportar.

Paradójicamente, las personas y también los niños etiquetados, tienden a responder a esas expectativas negativas que se han puesto sobre él.

 

  1. Proponedle algunas responsabilidades

Desde que son pequeños, debéis proponerle responsabilidades ajustadas a su edad. Esto les envía mensajes positivos hacia su autoestima: “creo que puedes hacerlo”, “esto lo pongo en tus manos…”. Las responsabilidades deben estar ajustadas a su edad y capacidad.

Se debe evitar la sobreprotección excesiva porque transmite la idea de “tengo que protegerte porque tú solo no puedes”.

 

  1. Dadle pistas para solucionar algunos problemas

Cuando los hijos se encuentran con dificultades y contratiempos, mejor que solucionárselos, dadles pistas para que ellos mismos las afronten y solucionen.

Además, en cuanto tienen que afrontar estas situaciones, ponen en marcha la búsqueda de alternativas y otras estrategias. Al superarlas por ellos mismos, la sensación de satisfacción es mayor, y aquí la autoestima sube.

 

  1. Transmitir seguridad afectiva

Uno de los pilares básicos de la autoestima es sentirse profundamente querido. Esto es algo que los padres tenéis a vuestro alcance y en lo que tenéis un papel insustituible. Por eso, expresiones como “si no haces esto es que no me quieres”, “si sigues así te enviaré a un internado” y otro tipo de chantajes afectivos, no tienen cabida. El amor de los padres a los hijos es incondicional, incluso en los casos en los que la pareja se rompe. La incondicionalidad significa que te querré siempre.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *