Cómo debe ser la comunicación con nuestros hijos

La comunicación familiar es fundamental para el desarrollo social y afectivo de los niños. Una buena comunicación paterno-filial hará fortalecer el vínculo entre padres e hijos generando una mayor confianza mutua.

La comunicación y el vínculo del papá con su bebé

Estoy convencida de que el lenguaje que tienen los padres con los bebés no es el mismo que tienen las madres con sus pequeños. Es como si hablasen otro ‘idioma’ entre ellos.

El vínculo de la madre con su hijo se crea cuando el pequeño está aún en su vientre. El vínculo que establece el padre con el bebé es más tardío. No siempre se consigue cuando el bebé nace. Hay padres que tardan meses en conectar completamente con su hijo.

Los papás no pueden tratar de ser otra mamá, ni deben. Deben ser ellos mismos y establecer un vínculo con el hijo a su manera. Al fin y al cabo, cuidar a un bebé recién nacido no implica sólo darle el pecho, o tenerlo limpio y estimulado. También requiere crear vínculos afectivos a través del tacto, del juego, de llevarle a dormir, atenderle o hablarle.

Los padres tienen una forma muy particular de conectar con sus hijos. Sin duda, muchos de ellos son más ingeniosos, más creativos y menos temerosos que nosotras.

Los papás son muy particulares en estos temas, principalmente cuando el bebé es aún muy pequeño. Algunos sólo consiguen interactuar con sus hijos a partir de los 6 meses, cuando el bebé ya sujeta la cabecita y empieza a balbucear.

Sin embargo, los tiempos cambian y se nota que hoy los padres se involucran mucho más en el cuidado de su bebé. No importa, si a nuestro parecer lo hacen bien o mal.

Lo que importa es que ellos lo intenten, hasta el punto de que hay padres que, por increíble que pueda parecer, cuidan mejor de sus bebés que las madres.

¡Hay padres que lo llevan genial! Puede que no les vayan bien lo de vestir al bebé, pero lo de llevarlo de paseo, al pediatra o a la guardería, se les da de maravilla.

Sugerir aventuras, entretenerle mientras come, calmarle a la hora de dormir o leerle un cuento, también les va muy bien a algunos. No se si será por eso, pero la primera palabra que suelen decir los bebés es ‘papá’.

 

Diálogo en la Familia

Cuando existe la comunicación en una familia, seguramente se puede afirmar que existe un compañerismo, una complicidad, y un ambiente de unión y afecto en la casa.

Pero, sobre todo y lo más importante, es que hay un respeto mutuo y unos valores bien asentados que enraízan con el origen de unas buenas relaciones.

Poner en práctica estas recomendaciones mejorará el clima familiar para facilitar la comunicación y la confianza entre niños y adultos, entre padres e hijos, y acercará posturas.

– Al dar una información, busca que siempre sea de una forma positiva.
– Obedecer a la regla de que «todo lo que se dice, se cumple».
– Empatizar o ponernos en el lugar del otro.
– Dar mensajes consistentes y no contradictorios.
– Escuchar con atención e interés.
– Crear un clima emocional que facilite la comunicación.
– Pedir el parecer y la opinión a los demás.
– Expresar y compartir sentimientos.
– Ser claros a la hora de pedir algo.

Cómo establecer una buena conexión con nuestros hijos

La conexión con un hijo es para siempre, aunque hay que fomentarla, alimentarla y estimularla, basta con llevar a cabo alguna o todas estas simples acciones:

1- Hablar y escuchar: la comunicación y el diálogo son unos de los pilares del vínculo familiar.

2- Jugar: salir al parque, disfrutar de juegos de mesa, sentarnos en el suelo con ellos y que  nos enseñen cómo juegan con sus juguetes. En definitiva, ser un poco niños y disfrutar de actividades de ocio con los niños.

 3- Saca tiempo: el trabajo y las obligaciones hacen que el tiempo con los hijos sea escaso, pero reservar ciertos momentos aunque pequeños sólo para ellos es fundamental.

4- Leer: si el niño ya puede leer de forma autónoma ahora pueden cambiar las tornas y podéis sentaros para que sea él quien lea en voz alta un cuento y tu seas su audiencia.

5- Contacto físico: los abrazos, besos y caricias es una costumbre que no debemos perder a medida que el niño crece.

6- Cantar y bailar: es una actividad que podemos realizar en casa y que estimula el contacto y el apego, divierte a niños y mayores y genera un clima de felicidad.

7- Comer y cocinar: comer en familia educa y une. Si además nos meternos con ellos a preparar diferentes platos aprenderán no sólo sobre los alimentos sino también sobre el valor de colaborar en casa.

8 – Viajar: no hace falta coger un avión y salir de vacaciones al otro lado del mundo, una pequeña excursión en familia es un momento único que nos conecta con los hijos.

9- Aprender: de los niños también se aprende. Ellos pueden enseñarnos multitud de cosas y cuando sepan que lo están haciendo se sentirán orgullosos y querrán repetir.

10- Enseñar: ya sea a montar en bicicleta o a hacer los deberes. Cualquier enseñanza que transmitamos a nuestros hijos será un legado muy valioso para ellos que reforzará el vínculo y la conexión entre padres e hijos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *