Cómo le digo a mi hij@ que los Reyes Magos no existen

Estamos en Navidad, esa época en la que año tras año los niños esperan con ilusión a que los Reyes Magos les traigan regalos.

Pero, tengo que contaros algo: los Reyes Magos, Papá Noel o incluso el Ratoncito Pérez, no existen de verdad. ¿Es bueno mentir a los niños con la existencia de estos seres irreales? ¿Cómo decirle a los niños que los Reyes Magos son los padres?

¿Por qué contamos a los niños la historia de los Reyes Magos?

El mundo de las fantasías es importante para el crecimiento sano de los niños, es su manera de interpretar  el mundo exterior que de momento no entienden.

A veces no podemos entenderlo y nos planteamos si es bueno que los niños tengan tantas ideas fantásticas en la cabeza. Existe una gran diferencia entre jugar con seres ficticios y mentir sobre la existencia de estos seres.

Piénsalo, tú también fuiste niño y veías los dibujos de Superhéroes y no por eso ahora crees que puedes volar si te pones un traje con capa. Si se hace de manera responsable todo encaja dentro de nuestro desarrollo cognitivo natural.

Una cosa es que un niño juegue a ser un dibujo animado y otra muy distinta es que se crea que los perros pueden hablar y que Batman tiene una baticueva debajo de casa. El niño está fomentando su creatividad pero sabe que es un juego y que son personajes de ficción. En los casos en los que desarrollen conductas o pensamientos inapropiados los padres los van a corregir y terminarán diciéndoselo. ¿Por qué no se hace lo mismo con los Reyes Magos?

La inocencia y la fantasía que ven los padres en sus hijos suele ser muy reconfortante para ellos, incluso para muchos padres llega un momento en que tienen más ilusión por los regalos que los propios niños.

 

 

¿A qué edad hay que decirle a los niños que los Reyes no existen (o son los padres)?

Si tus hijos, ya sea por cultura social o porque se lo has dicho tú, ya creen en los Reyes Magos y quieres decirle la verdad, ¿cuando es mejor contársela?

Normalmente llega una edad en la que los propios niños empiezan a sospechar y a pensar en que hay cosas que no encajan en la noche de Reyes o en Nochebuena. ¿Cómo hace Papá Noel para llevar tantos regalos si solo es una persona? Los niños se pregunta miles de cosas, es su manera de madurar y desarrollarse en el entorno. Por eso, muchas veces de esas preguntas nacen los rumores y en su propio entorno aparecen los primeros niños que lo han descubierto y se les ha escapado decirlo a los demás.

 

 

Los niños comprenden la realidad de forma diferente  a lo largo de su desarrollo.

Hasta los 4 años seguramente crean firmemente en la existencia real de los Reyes Magos (básicamente creen como cierto todo lo que se les dice). Esto se debe a que no están preparados para el conocimiento abstracto.

Cuando llegan a los 6 años es cuando normalmente empiezan a surgir las preguntas y dudas. Aproximadamente, entre los 6 y 8 años es cuando ya han madurado lo suficiente como para comprender que los Reyes Magos no son reales o al menos no lo son como personas físicas de carne y hueso que aparecen de repente en su casa (hay niños que desarrollan miedo a esas misteriosas personas).

La capacidad de razonamiento abstracto se desarrolla en la etapa entre los 8 y 14 años.

Con estos datos, normalmente la edad para que sepan la realidad de los Reyes Magos es entorno a los 8 y 11 años. Actualmente es muy poco probable que un niño con 11 años todavía crea en ellos. Así que, si tu hijo llega a una edad entorno a los 10 años creyendo firmemente en la existencia de los Reyes Magos es mejor que le cuentes la verdad.

 

Consejos para decirle a los niños que los Reyes Magos son los padres.

  1. No decírselo en Navidad . La otra es que nunca hay que decirle a los niños la verdad durante la propia época de los regalos. Piensa que ya han escrito sus cartas y tienen toda la ilusión del mundo acumulada. No podemos frustrarlos sin necesidad cuando más álgida está su ilusión. Por eso, hay que esperar a que pasen estas fechas para contarles la verdad, cuando no estén pensando en si los Reyes les van a traer el regalo que han pedido o no y tampoco justo después de recibir los regalos, cuando están disfrutando de los mismos. Hay que dejar pasar al menos unas semanas o meses, cuando haya pasado el efecto Navidad.
  2. Saber que pueden sentirse decepcionados por la mentira de sus padres. Si el niño si no está lo suficientemente preparado o sus fantasías están muy arraigadas creerá que sus propios padres le han estado mintiendo todo este tiempo. Esto ha de evitarse, y para eso hay que explicarlo dejando bien claro lo que significa la ilusión y la sorpresa de los regalos. No deja de ser un juego. Tienen que conocer la diferencia entre mentir y guardar un secreto, por la ilusión del mismo. Un ejemplo es cuando se hacen regalos por los cumpleaños, que también se guardan en secreto. Tanto para los niños como para los padres que compran y esconden los regalos, ellos también se ilusionan. Desmentir algo será inofensivo si lo haces, sino podrás crear cierta sensación de incredulidad de los niños sobre las cosas que les digan sus padres y terminarán por usar también mentiras para explicar sus cosas. Sinceridad.
  3. Explicarles lo que significan los regalos de verdad. Si un niño se porta bien durante todo el año sólo para que los Reyes Magos no les traigan carbón algo está funcionando mal, según la psicología. El niño tiene que entender que los Reyes escenifican la ilusión de todos los días y que los regalos representan el cariño de las personas que los rodean, representados culturalmente por la figura fantástica de los Reyes Magos o Papá Noel. A las personas hay que educarlas para se comporten prosocialmente por ellos mismos (motivación intrínseca), y no con un motivo externo (motivación extrínseca) y mucho menos si es por los deseos de una tercera persona imaginaria.
  4. Díselo con tus propias palabras. No utilices tecnicismo o palabras extrañas y sé bastante directo y sencillo. Usa tus propias palabras para explicarle la situación, el niño, repito, es más listo de lo que crees y seguro que lo entiende. Además, si te abres de forma natural a él terminará después por contarte más problemas y otros secretos, porque sabe que puede confiar en sus padres.

 

Y tú, ¿cómo se lo has dicho a tus hijos?

Como cada año, os comparto esta carta más que útil si tienes que explicarle a tu hij@ quién son los reyes magos

Mamá, mamá..mis amigas del cole dicen que los Reyes Magos son los padres, ¿es verdaaaad?

La madre de Maria sonríe, le da un beso y le dice:
– Mira Maria… Tengo que enseñarte algo que guardo en este cajón desde hace 7 años.
Su madre saca del cajón un sobre blanco. Lo abre y le dice a Maria:
– Esta carta la recibimos en casa el día en que naciste. Es una carta escrita por los Reyes Magos y que nos piden que les hagamos tres favores. ¿Quieres que te la lea?
– ¡Sí mamá, por faaaavor!

Apreciado papá y apreciada mamá de Maria,

Somos los Reyes Magos. Sabemos que acaba de nacer Maria. Es un niña preciosa que os va a hacer muy felices a los dos. Ya sabéis que cada 6 de enero nosotros vamos en silencio a casa de todos los niños y les dejamos unos regalitos para celebrar el nacimiento del niño Jesús y para decirles lo orgullosos que estamos de ellos.

Pero a partir de ahora no podremos hacerlo porque estamos muy viejecitos y cada vez hay más y más niños en este mundo. No podemos ir a casa de todos. Además, ayer me caí del camello y me rompí el brazo (soy Melchor, un poquito torpe); Gaspar es muy lento porque camina con la ayuda de un viejo bastón y Baltasar, ¡nuestro viejecito Baltasar!, se olvida siempre de dónde tiene la lista de los regalos. Como ves, ya estamos muy mayores y necesitamos pediros tres favores muy importantes:

1er favor: Que nos ayudéis a poner los regalos a los niños. Cada padre y madre harán nuestro trabajo el día de Reyes: leerán las cartas de sus hijos y, con la misma ilusión que la nuestra, les pondrán los regalos como si fuéramos nosotros. Así todos los niños del mundo tendrán sus regalos y nosotros podremos descansar y ver, desde lo lejos, sus caritas de alegría.

2º favor: Como esto es un gran secreto, no se lo podréis decir a Maria hasta que cumpla los 7 años. Cuando tenga esta edad, ya será mayor y sabrá guardar este secreto. Los niños pequeños no deben saber que nosotros ya no podemos poner los regalos y que son los padres los que nos ayudan porque sino… ¿qué pensarán de nosotros? ¿dónde estará la mágia? El secreto se ha de decir solo a los niños responsables, a los que ya pueden entender que nosotros les queremos mucho y que por eso pedimos ayuda a sus padres, las personas que más los quieren a ellos.

3er favor: Algunos padres que nos ayudan están enfermos o no tienen dinero para comprar regalos a sus hijos. Y también hay niños que no tienen la suerte de tener dos papás. Por eso, necesitamos que vuestros hijos se conviertan “un poquito” en Reyes Magos y compartan algunos regalos con los niños que no tienen tanta suerte como ellos.

Nada más. ¿No es demasiado, verdad? Cuando Maria te pregunte por primera vez quiénes son los Reyes Magos léele esta carta. Entenderá por qué nosotros hemos confiado en vosotros para hacer nuestro trabajo: porque sois las personas que más lo queréis en el mundo y que mejor pueden ver su enorme y bondadoso corazón de perla.

Melchor, Gaspar y Baltasar

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *