Escuela para padres: cómo corregir la agresividad infantil, antes de que sea tarde

La escuela para padres tiene cada vez más demanda en la comunidad educativa. Uno de los temas candentes que siempre surgen, gira en torno a un problema creciente: el aumento de la agresividad infantil. El objetivo es que los padres aprendan a manejar el problema de los niños agresivos, pero siempre contando con la implicación de todos las personas que participan en la educación infantil.

niños agresivos

 

Cada vez más padres nos piden pautas para saber cómo corregir la problemática que plantean en su entorno los niños agresivos y adolescentes que sufren el mismo problema. Los fenómenos de acoso escolar y maltrato a los padres son, por desgracia, casos cada vez más frecuentes en todos los estratos sociales.

A continuación, vamos a tratar de aportar una serie de consejos para prevenir y, en su caso, corregir el problema de los niños agresivos, antes de que sea tarde:

5 consejos para manejar la agresividad infantil

Estas 5 sugerencias de los expertos permiten corregir de forma efectiva la agresividad infantil, desde el punto de vista pedagógico.
1- Poner límites claros de comportamiento.
2- Mostrar afecto y comprensión y elogiar un buen comportamiento.
3- Enseñar al niño a canalizar sus frustraciones sin agresividad, por ejemplo, generando un clima de confianza en la familia, en el que sienta que puede contar cómo se siente y encontrar apoyo emocional.
4- Observar qué causa la agresividad y ponerle freno (por ejemplo, demasiadas horas de televisión, dispositivos móviles o videojuegos).
5- Ignorar las rabietas cuando el pequeño no tenga razón.

Escuela para padres: cómo manejar la situación de los niños agresivos. Clic para tuitear

Además,os recomiendo el seguimiento de estas pautas:

– No infligir nunca castigos físicos que puedan confundir al niño sobre la forma apropiada de resolver las situaciones que no nos gustan.
– Dar ejemplo de autocontrol, manejando el temperamento propio.
– Controlar las amistades de los hijos. A veces, la irrupción de un amigo agresivo en su vida puede desencadenar que un hijo copie sus mismas pautas de comportamiento.
– Proponer juegos y actividades alternativas (en especial, actividades extraescolares, como algún deporte de su interés). El objetivo es distraer su atención de aquello que provoca a los niños frustración y agresividad, y así canalizar a través del deporte sus debilidades.

La agresividad infantil es un problema que puede necesitar mediación escolar. Clic para tuitear
En algunos casos y especialmente con adolescentes, no queda más remedio que acudir a la ayuda especializada. No hemos de dudar en mantener reuniones periódicas con los orientadores del colegio, por si fuera necesaria la mediación escolar; y buscar ayuda externa de expertos en comportamiento y educación infantil, en su caso.
La educación infantil no es un manual que nos den con los hijos. Es normal no conocer las pautas necesarias para realizar esta tarea óptimamente. Lo importante es tener predisposición a mejorar como padres y «crecer» emocionalmente con los hijos en esta apasionante, pero complicada, tarea de la paternidad/maternidad.

Vale la pena acudir a charlas especializadas, por ejemplo, en la escuela para padres del centro escolar al que acuda el niño.

Adolescentes y niños agresivos: cómo actuar tempranamente desde la etapa de educación infantil. Clic para tuitear
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *