Escuela para padres: el síndrome postvacacional en la vuelta al cole

El síndrome postvacacional, también llamado síndrome de estrés postvacacional es una realidad de muchas personas, incluidos los niños.

En este post de escuela para padres y madres tratamos de dar unas ciertas pautas para afrontar este síndrome y sus consecuencias, para que el comienzo de clases, no sea una tortura para nuestros hijos, tanto si están en educación infantil como si son adolescentes.

Escuela para padres: cómo evitar el síndrome postvacacional de nuestros hijos en la vuelta al cole. Clic para tuitear

Síntomas del síndrome en la vuelta al cole

Los niños sufren los cambios al igual que los adultos, y la vuelta a la rutina y a las tareas de responsabilidad les afectan especialmente.

Es evidente que esto pasa más si al niño o adolescente no le aporta placer o satisfacción acudir a su centro educativo, pero aun gustándole, implica la vuelta a la rutina, al madrugón, y a ciertas tareas y obligaciones. Los síntomas que se suelen presentar son desmotivación, cambios de humor, irritabilidad, pérdida de concentración, debilidad, cansancio, tristeza, apatía…

Síndrome postvacacional en la vuelta al cole, 5 consejos para tratarlo. Clic para tuitear

Papel de los padres y madres en el comienzo de clases

A continuación, damos unos consejos para dar apoyo escolar a nuestros hijos en estos primeros días de curso, y algunas pautas para que la vuelta a la rutina sea más llevadera y se reduzca la ansiedad:

1. La clave es la motivación.

Debemos potenciar las cosas positivas que el niño o niña encuentre en acudir a la escuela: volver a ver a sus amigos, volver a alguna actividad extraescolar que les entusiasme, conocer a nuevos compañeros, etc., e intentando dejar de hablar de las vacaciones para que las olviden cuanto antes y se centre en sus nuevos quehaceres.

2. Debemos dar ejemplo.

Los adultos debemos servir como modelo, intentando no mostrar nuestra frustración cuando es a nosotros a quien nos toca volver al trabajo. Los niños y adolescentes aprender por imitación, y si ven que somos positivos y vemos la botella medio llena aprenderán a hacer lo mismo.

3. Período de adaptación.

Será importante que los cambios se produzcan de forma gradual, y que tres o cuatro días antes de la vuelta a la rutina comencemos a adaptarlos a los nuevos horarios, especialmente los de sueño. Los cambios cuanto más bruscos más pueden afectar al niño o adolescente.

Podemos motivarlos a madrugar los días anteriores al comienzo de clases viendo con ellos alguna serie de televisión, haciendo alguna excursión, preparando y comprando el material escolar con ellos o realizando algún trabajo juntos.

Síndrome postvacacional al comienzo de las clases, consejos para padres y madres Clic para tuitear

4. Reorientar el ocio para el nuevo curso.

El inicio del curso no debe suponer dejar de lado el ocio o las actividades recreativas. Debemos ofrecerles nuevos juegos y momentos, nuevas actividades extraescolares y motivarles hacia ellas ofreciéndoles ayuda para elegirlas, viendo vídeos sobre ellas. Es importante programar también algún refuerzo como regalos, recompensas para el fin de semana como excursiones, actividades especiales y cualquier otra actividad que pienses que puede motivarle u ofrecerle algún beneficio.

5. Escuchar y mostrar empatía.

Es la forma más clara de saber lo que el niño necesita. Debemos tener momentos para charlar, hablar sobre inquietudes y dudas, y que el niño o niña se sienta escuchado y vea un feedback en el adulto, dándoles cariño y comprensión.

Espero que te haya gustado el post y lo compartas con otros padres y madres a los que les pueda interesar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *