Mi hij@ es deportista, ¿lo estoy haciendo bien?

Tiene sus idas y vueltas ser padre de un niño que hace deporte. Es divertido cuando lo vemos jugar, competir, cuando vemos que mejora físicamente y que consigue los objetivos que el equipo le propone.
Acompañarlo mientras forma como deportista y como persona. Pero la pregunta que suele llegar a mi consulta es: Mi hijo es deportista ¿qué podemos hacer para ayudarle?, ¿estamos haciendo lo mejor para él?.

Otras veces la pregunta ni siquiera llega, ya que los padres no se dan cuenta de los errores que suelen cometer con el afán de hacer lo mejor.

Pero después de todo, ¿quién enseña a un padre a ser padre? ¿Y a ser padre de un deportista?, ¿y si además es bueno? No es una tarea fácil y sobre todo es comprometida, conllevan mucha responsabilidad.

Vamos aprendiendo con aciertos y errores pero contamos con algo básico, el amor y el verdadero interés por los hijos. Pero en muchas ocasiones, el interés y la mejor intención no es suficiente para ayudarles en su carrera deportiva y lo que es más importante, en su crecimiento personal. Incluso a veces la conducta de los padres es uno de los mayores obstáculos que tienen que superar los jóvenes para lograr el máximo rendimiento.

¿quién enseña a un padre a ser padre? ¿Y a ser padre de un deportista? Clic para tuitear

Los padres son importantísimos, pero no deben ser los protagonistas. Supongamos que se trata de una película, los únicos actores principales son los deportistas, aunque los padres tienen un papel fundamental e irreemplazable. El resto, podemos tener un papel más o menos importante y durante más o menos tiempo pero somos actores secundarios que ayudan a que la película sea completa. Los que no van a cambiar nunca su rol son los padres y sus hijos. Se puede ser padre de un deportista durante un año, dos, o veinte, pero seremos sus padres durante toda la vida.

Esta película es un trabajo de equipo y por supuesto que debe haber un objetivo común aunque las tareas y responsabilidades sean diferentes. Debemos comprender cual es nuestro papel, qué debemos hacer para alcanzar ese objetivo y por supuesto intentar no interferir en el que tiene el resto del equipo.

¿Cuál es el papel de los padres?

SIEMPRE la de apoyar y ayudar a sus hijos. Especialmente en los malos momentos por los que pasarán. Apoyar para que sepan que estamos cerca si lo necesitan, que les escucharemos cuando quieran hablar,  permitiéndoles que tomen decisiones y manteniendo un equilibrio emocional en los buenos y malos momentos que a ellos les va a costar más.

La forma de ayudar a nuestros hijos deportistas es la misma sean o no de alto nivel. Si aunque sea un deportista importante le tratamos como a cualquier otro hijo, estamos valorando a la persona, al hijo, no al deportista ni en función de unos resultados como el resto de su equipo hará. Le estamos trasmitiendo que el cariño y la valoración de sus padres no dependen de sus éxitos deportivos.

Deberíamos intentar en la medida de lo posible que nuestra relación con ellos y nuestros temas de conversación no se limiten solo a su deporte sino sobre otras cosas ajenas a él. De esta forma también le enseñamos a valorarse a sí mismo como persona y a ser capaz de evaluar su rendimiento y su conducta independientemente de los resultados, lo que será muy importante en su carrera deportiva o para conseguir un alto rendimiento en cualquier otra actividad.

¿Cuál es el papel de los padres de un niño deportista? Clic para tuitear

El deporte de competición provoca un estrés psicológico inevitable y que los deportistas tienen que aprender a manejar. Según mejoran de nivel, los entrenadores les van a exigir cada vez más, la evaluación continua, la propia competición y ellos mismos con sus expectativas y objetivos, van a provocar una presión cada vez mayor por lo que otra tarea importante de los padres sería la de ayudarles a superarla y no añadir más.

En un asunto tan importante como este, deberíamos reflexionar de vez en cuando sobre como lo estamos haciendo. ¿Cual es mensaje que nos gustaría trasmitir a nuestro hijo?, ¿cuál es el que realmente le está llegando?.

¿Le estamos liberando de la presión o estamos añadiendo más?

Cuando después de una victoria o una actuación destacada o una derrota por dolorosa que sea actuamos de forma muy diferente y exagerada e incluso el ambiente familiar durante ese día varía en función de un resultado deportivo, estamos añadiendo, sin querer, una presión innecesaria que los perjudica; pero tenemos que tomar conciencia de esta actitud y modificarla.

Tengan el nivel deportivo que tengan nuestros hijos, debemos orientarles hacia la diversión (son niños ante todo), a la mejora del rendimiento, al esfuerzo y a un clima positivo. Todo esto es parte del papel de los padres en esta película y la mejor manera de ayudarles a conseguir su máximo nivel. Lo mejor de este rodaje es que además de ayudarles, podemos disfrutar y divertirnos junto a ellos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *