Síndrome de la madre helicóptero y consecuencias de la sobreprotección en los niños

Lejos de lo que puedan pensar muchos padres, la sobreprotección de los hijos es un hándicap que condiciona el desarrollo y la autonomía personal, sobre todo, en los casos extremos.

Por ello, es recomendable recurrir a alguna escuela para padres que trate la temática de la óptima educación infantil y para adolescentes, con el objetivo de arrojar luz sobre las correctas formas de pedagogía en el ámbito familiar.

¿Qué consecuencias puede tener la sobreprotección de los padres a los hijos? Clic para tuitear

Uno de los temas más estudiados y comunes en la sociedad es el síndrome de la madre helicóptero. Se trata de un conjunto de síntomas relacionados directamente con una sobreprotección basada en la negación del desarrollo personal de los hijos y solución de todos los problemas de los pequeños, incluso, intentando por todos los medios que no se metan en ellos. Una política que puede tener tintes obsesivos relacionados con la consecución de la felicidad de los hijos y, paradójicamente, puede desembocar en todo lo contrario.

El de la madre o del padre helicóptero es el ejemplo más propicio para hablar de las repercusiones negativas que se generan en los niños, quienes son los primeros en pagar esa sobreprotección con las siguientesconsecuencias:

¿Eres una madre sobreprotectora? Descubre si tienes el síndrome de la madre helicóptero Clic para tuitear

Dependencia de los padres

Acostumbrados a no resolver pequeñas cuestiones cotidianas acordes a su edad, la sobreprotección arrojará una excesiva dependencia de los niños hacia sus padres, muy por encima de la de los pequeños con edades similares.

Inmadurez

Aún hablando de niños, la madurez es una variable que se mueve al son del crecimiento personal y físico. Los niños que sufren sobreprotección en el hogar pueden hacer gala de una inmadurez impropia de la edad y marcada, generalmente, por el infantilismo.

Intolerantes

En el marco de la sobreprotección, apenas hay lugar para la frustración. Es por ello que los pequeños sobreprotegidos en el ámbito familiar, pueden llegar a ser verdaderamente intolerantes ante situaciones desfavorables que les produzcan frustración, y no sabrán hacer frente a tal escenario, hasta entonces, prácticamente desconocido.

La poca capacidad resolutiva, síntoma de los niños sobreprotegidos Clic para tuitear

Poca capacidad resolutiva

La capacidad resolutiva adquirida en los niños es una herramienta que, con los años, se va puliendo y perfeccionando. Es un recurso que confiere un valor añadido a la persona. La ausencia casi total de capacidad resolutiva de los niños con sobreprotección, supone un lastre que más tarde, en la adolescencia, puede desembocar en una baja autoestima.

En definitiva, los padres han de saber distinguir los óptimos cuidados que deben brindar a sus hijos con la sobreprotección. Está demostrado que, aunque se lleve a cabo con la mejor de las intenciones, rebasar la línea roja de la sobreprotección, tan solo va a acarrear problemas a los niños, ya sea a medio o largo plazo. Por ello, se hace imprescindible que los pequeños vayan asumiendo responsabilidades con la complicidad de unos padres que han de estar vigilantes, pero nunca omnipresentes, sobre todo, a partir de los tres años de edad. Solo de esta forma se conseguirá que los pequeños puedan ir adquiriendo su propio rol, con el objetivo de que, más adelante, les resulte más fácil encontrar un lugar acorde en el ámbito social.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *