Técnicas para el autocontrol de los padres

Nuestro estado de ánimo influye directamente en el de nuestros hijos. Eso está más que comprobado, ¿verdad? Si somos conscientes de ello, ¿Por qué no empezamos a poner en práctica algunas técnicas para potenciar nuestro autocontrol?

¿Cómo controlar nuestro estrés, enfado, ira, con nuestros hijos?

En este post, repasaremos los principales pasos para el autocontrol, y algunas maneras para conseguirlo. No es fácil, cuesta algunas veces mantener la calma, ¡pero funciona mucho mejor!

¿Cómo podemos ser conscientes de nuestras emociones para poder autocontrolarnos?

  1. Tomando conciencia de la emoción que aparece en cada momento.
  2. Identificando qué emoción es, ponle nombre.
  3. Aceptando el sentimiento sin juicios ni valoraciones.
  4. Intregrando el sentimiento como parte de nuestro ser.
  5. Generando una conducta propia y sana ante esa emoción.

¿Cómo trasladar la teoría al día a día con nuestros hijos/as?

1.- Utiliza la técnica de la tortuga: consiste en mantenerse al margen del conflicto hasta que sepamos cómo vamos a manejar la situación. Contar hasta 10 funciona para tranquilizarte y tomar las riendas desde la calma. Y cuando estés preparado/a, coméntalo.

2.- También funciona muy bien la opción de pedir ayuda al peque, así lo implicamos en nuestras emociones. Por ejemplo, podemos decirle:

“Me enfada mucho que no recojas tus juguetes. Seguro que tú no quieres que me enfade y yo tampoco quiero enfadarme contigo. ¿Intentamos evitarlo?”

3.- Utiliza una comunicación directa y concreta con el hecho que se está produciendo. Por ejemplo, en lugar de decir: “Siempre me haces llegar tarde”, dile:

“Me estoy enfadando porque vamos a llegar tarde”

4.- Reconoce los sentimientos del niño, y si la ira aparece, no la niegues. Ponle nombre, y ayúdale a encaminar ese sentimiento buscando una solución o alternativa. Podemos decir algo así como:

“Te veo muy enfadado porque…” “Veo que estás tan enfadado como lo estoy yo…”

Hay muchas más técnicas para el autocontrol de los padres pero prueba estas de momento.

No podemos estar continuamente juzgando la labor que hacemos con nuestros hijos, ni tampoco podemos estar pendientes de lo que piensan los demás sobre esa labor. Hacemos lo que podemos, “Nadie nos ha enseñado a ser padres“.

Si pones en práctica alguna técnica de autocontrol, cuéntamela en los comentarios del blog, y las vamos añadiendo, ok?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *