Temas tabú en los niños: De eso SÍ se habla

Desde hace muchos años hay una postura general de pensar que hablar de ciertos tópicos no era adecuado para niños. Los temas tabú en los niños.

Por lo general, el sexo, la muerte, las enfermedades graves, los conflictos familiares fuertes y otras tantas cuestiones solían evitarse o, al menos, ocultarse tras historias edulcoradas para la ocasión.

Sin embargo,no hay demasiado que argumentar. No existen temas prohibidos, existen formas de tratarlos teniendo en cuenta las limitaciones de comprensión que tienen los niños según su edad.

Los niños aprenden que hay temas prohibidos y que hay ideas que no debieran tenerse. Pero como no comprenden bien por qué esos temas son prohibidos se dedican a tratar de investigar pos sus medios significados, compartiendo las mismas dudas con otros niños. Y así crecen, con dudas y culpas por no entender la profundidad de esos asuntos.

Temas tabú en los niños. Hablemos con claridad Clic para tuitear

Pueden ser desde temas sobre sexualidad hasta secretos familiares o algún prejuicio de generaciones. Todo eso que no tiene una razón suficiente de ser hace que se perturbe la mente del niño y más adelante se refleje en conflictos emocionales.

Si los seres humanos tenemos la capacidad en estos tiempos de ir a otros planetas, de avanzar en tecnología, de crear nuevas medicinas, ¿por qué no hemos desarrollado la capacidad de hablar con claridad? Es un poco contradictorio, pero tenemos que evolucionar en ese aspecto.

La comunicación nos resuelve muchas cosas. Nos evita nudos emocionales, nos evita dudas y conclusiones erróneas, y sobre todo nos evita niños con mente poco sana. Hablemos con ellos, los niños entenderán todo lo que les expliquemos con paciencia y amor.

EL SEXO

Aún padres y madres tienen como cuentos preferidos para la explicación del acto sexual o de ¿Dónde nacen los bebés?, tales como, ¡Las abejitas que se juntan y tienen otras abejitas! o que la ¡Cigüeñas traen a los bebés!

La escuela no se escapa de ésta situación, donde maestros y maestras explican el sexo desde una mirada de prevención de enfermedades, embarazos y con prejuicios morales desde sus posturas religiosas. En definitiva, explicaciones muy aburridas, que no aclaran y más aún en este mundo donde la información llega a las manos de nuestros niñas, niños y adolescentes en segundos con las tecnologías de comunicación e información, redes sociales y los medios culturales industriales (televisión, películas, prensa, radio).

Hoy el sexo se presenta en la cotidianidad, en películas, novelas, series televisivas, en las plazas, en la casa, en la calle, en la escuela; y seguimos siendo ambiguos en la explicaciones que damos.

En este mundo donde la familia no está sólo conformada por papá, mamá e hijos. Ahora también conformadas por padres y madres divorciados con hijos e hijas de matrimonios o relaciones anteriores que se juntan en un nuevo hogar, por padres homosexuales o de la comunidad de LGTB.

Sin embargo, aún nosotros(as) no tenemos las respuestas adecuadas, asertivas o pertinentes cuando nuestros(as) hijos(as) nos preguntan ¿Cómo nacen los bebés?, menos cuando vemos a un hijo o hija de 5 años de edad masturbarse de maneras normal, ya que forma parte de su desarrollo evolutivo para el descubrimiento de su propio cuerpo y de nuevas sensaciones.

La naturalidad es importante

¿Cómo responder ante este tipo de preguntas que les van a surgir? Los padres tienen que responder como padres ,de la forma más natural posible, y si tienen dudas lo mejor es decirle: ‘no lo sé, pero vamos a buscar información que pueda responder a esa duda’. También es bueno sacar ciertos temas de conversación de forma natural. Que los hijos perciban que los padres están receptivos, abiertos para hablar y responder, que no se les va a castigar ni reñir, y que no sientan miedo de preguntar.

El sexo es parte de la vida por eso es bueno hablar sobre esto con los niños,  y la respuesta depende también de la edad. A los 3 años las explicaciones deben ser muy específicas pero a medida que amplía su capacidad de entendimiento, especialmente a partir de los 8 años cuando se produce un cambio muy importante en la comprensión del mundo que los rodea, se debe explicar mejor.

 

Cuestión de confianza

La educación sexual es importante porque actualmente la sexualidad se ha trivializado y desvinculado del afecto, del compromiso y de la intimidad. Así que, muchas veces, cuando los niños preguntan ya tienen la respuesta y lo que están es tomando el pulso a los padres o buscando entablar una relación de confianza para tratar estos y otros asuntos que van a venir después. La sociedad ha evolucionado mucho y temas que hace 40 años no se podían plantear ahora se abordan con muchísima más frecuencia y naturalidad.

Aunque tienen buena actitud, los padres siguen regidos por los miedos. A los abusos, los contagios, los embarazos… Y en muchas ocasiones, esta alarma hace que se entablen conversaciones con sus hijos, pero sería muchísimo mejor tratarlo naturalmente porque la sexualidad vertebra toda nuestra vida.

Uno de esos temas que pueden alarmar a los padres es el de los abusos. Hay que explicarles que su cuerpo es de ellos y que hay ciertas partes privadas a las que nadie debe tener acceso. Estas situaciones suelen pasar en el ámbito de nuestros conocidos. Sin asustar, se debe explicar que suceden para evitarlas. Cuando los padres no se sienten cómodos a lo mejor necesitan una pequeña ayuda, como un libro especializado.

Al hablar de sexualidad con el niño es importante llamar a las cosas por su nombre y no saturarlo. Hay padres que hablan poco con sus hijos y, de repente, les abruman con tanta información. Hay que graduarla pero sin dar la típica charla ni hacerla aburrida. Hoy los niños están muy expuestos a muchas informaciones y si hay un buen diálogo entre padres e hijos, los niños pueden ir contrastando la información que les llegue por otra vía, como las redes sociales.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *