El inicio del curso escolar está a la vuelta de la esquina y tras meses sin ir a clase es importante mentalizarlos de que queda poco para el regreso y preparar juntos la zona de estudio como una actividad familiar divertida. Tener un rincón dedicado exclusivamente al estudio, donde se sientan cómodos, tengan espacio suficiente y encuentren la paz y la concentración necesarias es vital para que asimilen los conocimientos, estén en el curso que estén: primaria, secundaria, bachiller… Eso sí, las necesidades serán diferentes según la edad.

En infantil y hasta los 6 años, con una mesa y una silla adecuada a su tamaño para pintar, dibujar o recortar es suficiente. Cuando empiezan la educación primaria llega el momento de que tengan un escritorio en la zona destinada al estudio, bien sea en un rincón de su habitación o en una habitación destinada a tal fin, pero no recomendamos que sea la zona del comedor o de la cocina, por ejemplo. La idea es que vayan creando un hábito de estudio y para ello necesitan un espacio propio que no esté en una zona común del hogar que da pie a más distracciones y tentaciones.

Siempre que sea posible elegiremos colores neutros para la zona de estudio: madera natural, beige, blanco o colores pastel, nada de llamativos. Y también precisaremos espacio para almacenaje: algún cajón, estante o compartimento para material de dibujo, cuadernos, lápices… La idea es tenerlo todo a mano para su comodidad y para que no se tenga que levantar cada dos por tres.

El tamaño y la altura de la mesa y la silla son fundamentales, así como el material y la ergonomía del asiento, pues la postura es importante para su crecimiento y desarrollo, los pies deberán tocar el suelo, para evitar futuros dolores de espalda.

Buscaremos siempre que sea posible aprovechar la luz natural y, en habitaciones pequeñas, las mesas plegables o extensibles pueden ser una buena solución. Si el dormitorio es compartido entre hermanos, cada uno necesita su propio escritorio, o uno grande dividido en dos mitades.

El corcho puede ser un elemento muy práctico para colgar el horario o la agenda de actividades.

Ante todo buscaremos practicidad, comodidad y que el rincón de estudio trasmita calma, que invite a la concentración y al estudio. Por supuesto, que sea agradable a la vista siempre ayuda, ¿a quién no le gusta trabajar en un rincón bonito?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
× WhatsApp