En la vida de todo ser humano se establecen diferentes relaciones: de amistad, familiares, sexuales… sin embargo, la relación entre hermanos/as es una de las más importantes, la que se suele dar primero y la que puede condicionar enormemente las relaciones futuras del pequeño/a. Por ello, como progenitores, podemos ayudar a crear un vínculo positivo entre ellos/as desde el primer momento.

Durante el embarazo, es vital preparar, junto al hijo o hija mayor, la llegada del bebé, para que empiecen a crear recuerdos conjuntos y que comprenda la nueva situación que va a experimentar en el hogar. Es importante explicárselo de manera natural, acompañando con cariño, respeto y amor, atendiendo todas sus dudas y tratando de darles una explicación acorde a su edad. Además, no debemos ponerle inmediatamente esa etiqueta de “hermano/a mayor”, puesto que todavía es un niño o una niña que debe madurar y aprender a su ritmo, sin “arrebatarle o quitarle” la niñez que le corresponde.

Una vez nazca el bebé, puede ocurrir que el o la mayor experimente ciertos recesos; que aprendizajes que ya había adquirido puedan no contemplarse o aparezcan comportamientos que no había experimentado antes: pesadillas en la noche, mayor frustración e irascibilidad, cambios en los hábitos alimenticios… Esto puede ser debido a este cambio que se acaba de producir y hemos de comprender que precisará su tiempo para adaptarse a esta nueva vida. Nosotros, como progenitores, debemos seguir brindándole amor, respeto y un acompañamiento emocional que le ayude a entender y gestionar todas esas emociones que vaya sintiendo.

A lo largo de su crecimiento, los celos pueden aparecer, es algo habitual en las relaciones, fruto del miedo a perder el cariño del padre o de la madre, a no tener lo que se les daba antes, etc. Debemos validar esta emoción, escucharles y comprenderles, atendiendo sus necesidades y dándoles una respuesta. Bajo ningún concepto hemos de enfadarnos, castigar o gritar, ni mucho menos tratar de que la repriman, puesto que se acentuará más en el tiempo y aparecerán otros malestares que habrá que trabajar e influirán de manera negativa en su vida diaria.

Muchas veces se desconocen cuáles son esas necesidades o inquietudes de la infancia, por lo que no les brindamos las herramientas y estrategias adecuadas para que crezcan emocionalmente sanos. Por ello, es vital escuchar constantemente, pero sobre todo cuando están sufriendo, porque nos dirán exactamente qué es lo que necesitan para aprender y mejorar.

Al igual que los celos, también las peleas, discusiones y malentendidos van a estar presentes en cualquier momento y relación, lo cual no significa que vaya mal, sino que cada persona tiene su identidad, su personalidad, sus valores y creencias, defendiéndolas y debiendo llegar a entendimientos y acuerdos, lo que fortalecerá los vínculos afectivos y familiares.

También es cierto que nuestro papel como adultos es fundamental, puesto que muchos de los desencuentros dependen, en gran medida, de cómo la familia acompaña el crecimiento y la relación filial. Las comparaciones entre los hijos/as (aunque se produzcan sin tomar consciencia plena), las “etiquetas” y críticas continuas, el posicionamiento a favor de uno u otro, el dar lo mismo a ambos niños/as… son prácticas muy extendidas entre las familias y que terminan repercutiendo seriamente en la relación entre hermanos/as, produciéndose un distanciamiento y también incidiendo en los futuros vínculos afectivos.

Cada peque es único, con sus experiencias vividas y con su propia identidad creada y fortalecida. Por ello, es necesario dar exactamente lo que necesitan en cada etapa de su vida, cubriendo sus necesidades vitales y emocionales y asegurándoles un desarrollo íntegro. Hemos de ser capaces de educar a través del respeto, del amor y el cariño, empatizando con lo que sienten y expresan y acompañándolos en todo momento, asegurando la canalización de estas emociones y su expresión adecuada, lo que les fortalecerá y ayudará en su crecimiento, así como en la comunicación y resolución de conflictos. También debemos educar en la cooperación como valor fundamental, puesto que lo contrario es la competitividad y la diferencia, buscando continuamente quién vence y quién no.

Cada etapa evolutiva precisa unas necesidades que pueden convertirse en pequeños retos. Por ello, si necesitas asesoramiento no dudes en contactarnos. Desde Equipo Nerea López estamos a vuestro lado para tratar cualquier caso, buscando la mejor manera de conseguir que el niño/a se sienta bien y tenga un desarrollo social y emocional óptimo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
× WhatsApp