Psicología para adolescentes en tiempo de coronavirus

adolescentes y coronavirus

Ser adolescente no es fácil y en tiempo de coronavirus todavía se hace más duro. Para ellos la vida social, sus amigos, las quedadas y los eventos son claves en este momento de su vida. Y aislarse de todo ello se hace duro, muy duro. Encerrarse en casa con la familia por un tiempo indefinido es un estado de alarma y de incertidumbre que puede derivar en ansiedad. Por eso es importante ponernos en su piel y, como familia, ayudar a los adolescentes a cuidar su salud mental. Te decimos cómo a continuación:

En primer lugar, tenemos que saber que la ansiedad en estos momentos difíciles es totalmente natural y comprensible y como tal, debemos hacérselo saber a los adolescentes. Hablar con ellos, normalizar los sentimientos, hacerlos cómplices de nuestras sensaciones (siempre sin alarmar) puede ser positivos para abrir diálogo, normalizar y aumentar la empatía en familia.

Hablarles de la enfermedad del coronavirus, recomendarles que no se crean todo lo que les llega por redes sociales o por WhatsApp y que no difundan bulos es otra de las claves. Es importante ofrecerles fuentes fiables. Deben conocer los síntomas del coronavirus y saber que es especialmente leve para niños y jóvenes. No obstante, si creen tener algún síntoma nos lo tienen que comunicar y tienen que estar tranquilos sabiendo que existe tratamiento.

La frustración es otro de los sentimientos que se pueden alejar con distracciones, entre las favoritas de los jóvenes destacamos: la lectura de sus novelas favoritas, sesiones de películas y/o series, siempre tras cumplir con las obligaciones y deberes. Y no puede faltar el deporte en cualquiera de sus formas, porque moverse les ayudará a sentirse vivos, sanos, activos y a liberar endorfinas y estrés.

Por supuesto, no nos podemos olvidar de mantener su vida social, aunque de esto seguramente ya se encargarán ellos. Bien sea a través de videollamadas en privado o en grupo, (WhatsApp, Skype…) de redes sociales, etc. Compartir tiempo con los amigos, reírse con ellos, compartir sus sensaciones y preocupaciones, evadirse y distraerse es vital. Que sigan sintiéndose parte de su grupo es clave, pues en esta etapa de su vida lo más común es que sus amigos sean su prioridad. Participar a través Tik-tok en el desafío #safehands puede ser divertido.

La información y las conexiones con ciertas restricciones. Estar conectado las 24h del día a las noticias, a las pantallas o a las redes sociales puede ser contraproductivo. Hay que hacer otras actividades, hay que cerrar los ojos, hay que mirar por la ventana, hacer deporte, salir a la terraza o al balcón, escuchar música, hablar con las personas que conviven, jugar, hablar y reír en persona. Y también abrazar.

Las personas somos sociales por naturaleza y ahora todos podemos necesitar un abrazo en un momento dado, porque tener bajones es natural.

Momento de aprender, de disfrutar del tiempo que nunca se tiene. Anima a tu hijo adolescente a que aprenda algo nuevo en este tiempo, desde tocar un instrumento hasta aprender un nuevo idioma, a dibujar o a bailar. Lo que realmente le apasione. Sentirse productivo le ayudará a subir su autoestima.

Y ¿cómo organizamos todo esto? Os recomendamos las rutinas y los horarios, porque si no llega un punto que los jóvenes no saben si estamos a lunes o a sábado. Algunas claves: ponerse el despertador, ducharse y vestirse, hacer las tareas de clase, ayudar en casa, darles espacio para el ocio, la cultura y la vida social…

Dentro de este panorama al que nos enfrentamos la sociedad, el papel de los adultos que conviven con adolescentes es fundamental. Por ello tenemos que controlar las señales emocionales que inconscientemente enviamos a los nuestros. Hay que dar ejemplo, hablar de ciertas preocupaciones siempre con control, sin ser alarmistas y, por supuesto, sin que el coronavirus sea monotema en casa. Es un ejercicio de control que si llevamos a cabo incentivando la ilusión, el amor y la sensación de confianza y seguridad en el hogar hará más llevadera esta época. Pensamos que nuestra casa es una caravana: ellos son los pasajeros y nosotros los conductores.

¡Mucha fuerza! #Todosaldrábien #Yomequedoencasa

Desde Equipo Nerea López os recordamos que nos mantenemos a vuestra disposición para cualquier consulta online.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *